Que el coche no te estropee las vacaciones

Que el coche no te estropee las vacaciones
Comparte si te ha gustado...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Llevas todo el año planificando tus merecidas vacaciones. Y no vas a permitir que nada, en la carretera, te las estropee. Aquí te ofrecemos algunos consejos para que tu viaje tenga un final feliz.

Cuando pensamos en que hay que revisar el coche para las vacaciones, de lo primero que nos acordamos siempre es de revisar el estado de los neumáticos. Sin embargo, desde la Dirección General de Tráfico (DGT), son muchos otros los consejos que nos dan, no sólo para el vehículo, si no también para el conductor. Vamos a intentar resumir los principales

Unos días antes

En lo que respecta al coche, lo primero es no esperar al último día. Si vamos a realizar un viaje largo, es conveniente que revises determinados aspectos antes. Aquí te explicamos lo más importante:

Neumáticos. Efectivamente, los neumáticos son una pieza clave. No es suficiente con comprobar la presión, pues también es fundamental revisar el estado de los mismos. Desde la DGT ya han alertado de que, con la crisis, muchos vehículos circulan con los neumáticos completamente gastados, y que los conductores no los cambian hasta que el dibujo se ha “borrado” por completo. En 3 de cada 4 accidentes se detectan fallos en los neumáticos. Así que, no es ninguna broma.El dibujo debe tener una profundidad mínima de 1,6 mm. También hay que revisar el estado de la banda de rodadura, para comprobar que el desgaste es igual por ambos laterales. Si todo está correcto, es es momento de revisar la presión.

Frenos. Los frenos son, según la DGT, la segunda causa de accidentes por avería mecánica. Es importante revisar tanto las pastillas como los discos y el nivel de líquido. Sobre todo, si notas algún ruido al frenar, o el coche se te desvía hacia un lado. No te olvides tampoco del freno de mano.

Niveles. Es fundamental, antes de emprender el viaje, revisar todos los niveles pero, de forma muy especial, dos: el del aceite y el del líquido de refrigeración. Recuerda que el nivel de aceite debe medirse con el motor en frío y el coche parado, en una zona llana. Si tuvieras que rellenar, por estar bajo el nivel, es importante que utilices siempre la misma marca de aceite. En cuanto al líquido de refrigeración, asegúrate de que está en el nivel correcto, y que no hay pérdidas por ningún manguito. Igualmente, fíjate en que no haya manchas de aceite en el líquido (se distingue porque se vuelve de color marrón, como si fuera óxido o como si tuviese barro).

Correas. También es importante revisar que las correas estén bien tensadas y no presenten ningún tipo de grietas. En caso de que sea necesario cambiarlas, es conveniente ir a un taller.

Luces. Comprueba que no tienes ninguna lámpara fundida. Y que las luces de tu vehículo están bien reguladas. Es importante que veas bien, pero también que no ciegues al conductor que viene de frente.

Visibilidad. Para una correcta visibilidad en la carretera, asegúrate, primero, de que no hay ningún desperfecto en tu parabrisas. Un pequeño impacto puede acabar rompiendo el cristal, por un cambio de temperatura o, simplemente, por un bache. También es importante que revises las escobillas del limpiaparabrisas, pues podrías necesitarlas, y no querrás llevarte sorpresas desagradables… Asegúrate, también, de rellenar el líquido.

Si tienes dudas, una visita al taller nunca está de mas. También recuerda que todos estos materiales y accesorios que necesitas para poner tu coche a punto los proporciona el Grupo Recalvi.

Antes de salir

Planifica tu viaje. Consulta en la web de la DGT (www.dgt.es) el estado de las carreteras, y las vías alternativas para tu trayecto. Programa tu GPS ahora, no durante la conducción.

Seguridad. Recuerda  llevar el triángulo de seguridad reglamentario en el maletero, así como el chaleco reflectante, que debes tener a mano para poder ponerlo antes de salir del coche (debajo del asiento, por ejemplo). Comprueba tus espejos retrovisores: ¡Debes tener ojos en la nuca! Desconecta el whatsapp y otras notificaciones en tu smartphone: las alertas te pueden distraer.

Sé precavido. Lleva bebidas para hidratarte durante el camino; ten a mano las gafas de sol; no dejes en la maleta los medicamentos que tú o tus ocupantes podáis necesitar durante el trayecto…

En la carretera

Una vez en la carretera, es muy importante tener en cuenta otra serie de cuestiones, tanto relativas al tráfico como al estado del conductor.

Descanso. Es fundamental conducir descansado, por eso, la noche antes del viaje asegúrate de dormir suficientes horas. Del mismo modo, durante el trayecto, es conveniente que pares cada dos horas o cada 200 kilómetros. Es importante beber líquidos, incluso azucarados, porque la hidratación reduce la fatiga. Sin embargo, la DGT desaconseja abusar de la cafeína y de otro tipo de bebidas estimulantes, pues puede llevarnos a engaño, y hacernos sentir descansados, cuando no es así. El alcohol, por supuesto, ni “catarlo”. Y come ligero: es una forma más de evitar el sueño.

Temperatura adecuada. La temperatura aconsejable para conducir es, según la DGT, de 22 grados. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de regular el aire acondicionado. Además, si lo programas más alto, el rendimiento del coche puede bajar hasta un 12%. Si tu coche no tiene aire acondicionado ni climatizador, es importante que lo lleves aireado con las ventanillas bajadas, porque, además, previene mareos. Es aconsejable, también, evitar las horas de más calor.

Nada de distracciones. Además de estar prohibido el uso del móvil durante la conducción, si tienes GPS tampoco debes programarlo durante el viaje, sino antes de salir. Igualmente, no debes comer al volante, y, si eres fumador, evita dentro de lo posible fumar. Tampoco puedes llevar auriculares, y, si pones una película para los acompañantes, evita que te distraiga (un consejo es poner una película que ya hayas visto).

Piensa en los demás. No sólo tú debes conducir seguro, si no que debes evitar molestar al resto de conductores. Por eso, es importante, entre otras cosas, que mantengas la distancia de seguridad –ten paciencia y no atosigues al conductor del coche de delante, por muy lento que vaya–; que tengas cuidado con los motoristas y, sobre todo, con los ciclistas: debes adelantarles dejando una distancia mínima de un metro y medio.

Olvídate de la hora. Es muy importante que no te pongas una hora de llegada a tu destino. Podemos encontrarnos atascos y debemos tener paciencia.

Haz caso a las señales. Por último, y aunque parezca una evidencia, haz caso a las señales que aparecen en la carretera. No están puestas ahí de casualidad, sino por tu seguridad al volante.

 

¡Que tengas un feliz viaje!

 

Comparte si te ha gustado...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deje su comentario

Comentario (obligatorio)

Usted puede usar estos tags HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (obligatorio)
Email (obligatorio)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.