Diez consejos para cuidar tu coche en verano

Diez consejos para cuidar tu coche en verano
Comparte si te ha gustadoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

El comportamiento de los coches, por razones evidentes, no es igual durante todo el año, ya que la temperatura afecta tanto a sus componentes como a la manera de conducir.

Hoy, que empieza oficialmente el verano, desde Recalvi hemos querido recopilarte una serie de consejos para que cuides tu coche durante estos meses de calor.

Lo primero que debes tener en cuenta es que hay algunos elementos del vehículo que sufren más este cambio de estación. El responsable de RecOficial Service, Rubén Álvarez, lo tiene claro: “Lo más afectado por el cambio de frío a calor es la batería, sin duda, de lo que más averías vemos en nuestros talleres en estas fechas; a mucha distancia le siguen los calentadores, y el alternador”.

“Siempre recomendamos una revisión antes de las vacaciones”, añade el responsable de RecOficial Service.

Pero, con independencia de que, con el inicio del verano, aproveches para hacer una puesta a punto de tu coche, Álvarez subraya que “tener el mantenimiento del vehículo al día es la mejor manera de prevenir averías”.

Vamos a enumerarte una serie de consejos, tanto respecto al coche en sí como relativos a tus hábitos al volante, para que tu verano transcurra sin incidentes.

 

1.- Revisión de niveles. Cuando lleves el coche a tu taller de confianza, uno de los puntos más importantes de cara al verano es la revisión de los niveles de aceite, líquido de transmisión, dirección asistida, líquido de frenos, y el del limpiaparabrisas… Y, por supuesto, del refrigerante, al que dedicaremos otro punto específico.

Algunos de estos niveles los puedes revisar tú mismo, pero otros es aconsejable que se haga en el taller.

En el taller revisarán varios puntos como los niveles

2.- Neumáticos. El estado de los neumáticos es esencial en verano, ya que el asfalto está caliente y, si están desgastados, el riesgo de pinchazos y reventones es mayor. Debes comprobar la presión, pero también el dibujo, y no está de más aprovechar para un correcto alineado. Si tienes neumáticos de verano, es el momento de ponerlos. Aunque, tal y como nos comenta Álvarez, hoy la mayor parte de los coches llevan neumáticos “cuatro estaciones”.

 

3.- Aire acondicionado. Si llevas el coche al taller para esta puesta a punto veraniega, uno de los elementos que te revisarán es el circuito de aire acondicionado. Pero también es importante que sepas cómo usarlo correctamente. Cuando nos subimos al coche con altas temperaturas, nuestro primer impulso es poner el aire acondicionado a tope. Sin embargo, esto no es bueno ni para el vehículo ni para nuestra salud.

Lo recomendable es que bajes las ventanillas durante los primeros metros, para que se vaya renovando el aire, tras lo cual puedes ir poniéndolo gradualmente hasta alcanzar lo deseado. Recuerda La temperatura ideal para conducir, según la DGT, es entre 21 y 23 grados.

Climatizador

Debes usar racionalmente el aire acondicionado

4.- Temperatura del motor. Aunque, como señalamos en el punto 1, hayas revisado el nivel del aceite, es importante que, durante la conducción, vigiles el testigo de la temperatura. Pero hay otros aspectos relacionados que se deben controlar. El nivel de líquido refrigerante es fundamental, así como los ventiladores. Ambas cosas te las revisarán en el taller. Pero hay algo que debes hacer tú: si tu coche lleva electroventiladores, y éstos se ponen a funcionar cuando estés aparcando, deja el contacto encendido hasta que terminen. Si apagas el coche durante su funcionamiento, podrías llevarte la desagradable sorpresa de quedarte sin batería, con lo que pasamos al siguiente punto…

 

5.- Batería. Como hemos dicho, la batería es el elemento por excelencia que más sufre el cambio de frío a calor. Si tu batería es nueva, revisa los bornes. Si tiene más de tres años, pide en el taller que verifiquen su estado. Además, el calor hace que la batería se descargue más rápido, por lo que debes tenerlo en cuenta a la hora de evitar dejarte el coche con las luces encendidas, por ejemplo.

 

6.- El turbo. Llegas con prisa, aparcas, y quitas el contacto. ¿Te suena? Pues bien: ese gesto puede dañar mucho el turbo de tu coche. “Es muy importante no apagar el coche en cuanto paras, y esperar unos segundos”, subrayan desde RecOficial Service. Haciéndolo, evitarás rozamientos y facilitarás una correcta lubricación. Si es turbodiésel, incluso podrías saturar la válvula EGR, y ocasionar una avería muy costosa. No obstante, hay que matizar que los coches más modernos son menos sensibles y están mejor preparados para estos comportamientos.

 

7.- Aparca a la sombra. Ya no es una simple cuestión de comodidad para que el coche no esté “abrasando” cuando regreses. Es que el calor directo puede deteriorar muchos componentes tanto del exterior como del habitáculo. Por eso, si no te queda más remedio que aparcar al sol, usa siempre un parasol, para evitar esos rayos directos al interior. Por supuesto, jamás dejes niños ni animales en el interior del coche, ni aparcado ni parado. No es que lo recomendemos nosotros o el sentido común, es que, además, está prohibido por ley.

 

8.- Evita conducir en las horas de más calor. Sobre todo, si vas a realizar algún viaje largo, planifícate para evitar los momentos del día de mayor temperatura, y recuerda hidratarte correctamente. También es aconsejable evitar comidas copiosas antes de conducir, ya que podrían potenciar la somnolencia que ya de por sí da el calor.

El equipaje debe ir en el maletero y bien sujeto

9.- Equipaje: poco y bien sujeto. Cuando vamos de vacaciones, es un error muy común llenar el coche hasta los topes con todo tipo de bártulos. Sin embargo, es mejor llevar el equipaje justo y necesario y no sobrecargar el vehículo. Por supuesto, éste debe ir en el maletero –o en un portaequipaje homologado– y siempre bien sujeto para que no interfiera en la conducción. Es una cuestión de seguridad.

 

10- Limpieza. La limpieza del coche siempre es importante, pero en verano todavía más. Hay muchos elementos que pueden dañar la pintura del vehículo de forma seria, tales como los restos de insectos, los excrementos de aves, o incluso el salitre del mar, si vamos a la playa. Por eso, es importante que lo laves con frecuencia.

 

¡¡Sigue todos estos consejos y no permitas el coche te arruine el verano!!

Comparte si te ha gustadoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deje su comentario

Comentario (obligatorio)

Usted puede usar estos tags HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (obligatorio)
Email (obligatorio)

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.