Consejos para conducir con alergia

Consejos para conducir con alergia
Comparte si te ha gustado...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Picor constante en la nariz, lagrimeo, estornudos, mocos… Si eres alérgico, seguro que estás pensando en la llegada de la primavera. Y seguro que tienes tus trucos para lidiar con la alergia. Pero, ¿y al volante? Te damos algunos consejos para facilitarte la conducción.

Conducir con los síntomas de la alergia es una de las peores experiencias al volante, además de peligrosas. Cierras los ojos al estornudar y, el resto del tiempo, los tienes llorosos. Un auténtica pesadilla. Y estos días empiezas a notarlo, ya que este año parece que la primavera se ha hecho de rogar, pero ya está aquí.

Sin embargo, hay una serie de factores que pueden ayudarte a conducir si eres alérgico, algunos más técnicos y otros que son hábitos a los que debes acostumbrarte.

Limpieza. Exactamente igual que en tu casa, donde te aseguras de evitar al máximo los ácaros y otras sustancias que te causan la alergia, en tu coche la limpieza es fundamental. Procede a quitar el polvo del salpicadero y otras superficies del habitáculo. Y, después, aspira a fondo tu vehículo, incluido el maletero si éste conecta con los asientos traseros, y hazlo, a ser posible, con una aspiradora con filtro de agua.

Filtro de polen. Si el filtro de polen es importante para cualquier conductor, en el caso de que seas alérgico mucho más. No olvides cambiarlo una vez al año, y si es por estas fechas, mejor. Incluso si circulas mucho, puedes plantearte cambiar el filtro cada seis meses. Este elemento evita que entren alérgenos en el coche, pero también partículas de polución, entre otras.

Aire Acondicionado / Ventanillas. Aunque todos los conductores debemos revisar el estado del sistema del aire acondicionado, si eres alérgico préstale especial atención. Y esto es así porque, si eres alérgico, nunca debes conducir con las ventanillas bajadas, ya que provocarías que el polen y otros alérgenos camparan a sus anchas por el interior de tu vehículo. Así que, ventanillas cerradas, y, si hace calor, aire acondicionado correctamente revisado.

Gafas de sol. Parece una obviedad, pero no lo es. Aunque no lo creas, las gafas de sol evitan que los alérgenos vayan directamente hacia tus ojos. Es una barrera más. También previenen parte de los estornudos, que se pueden producir por fotosensibilidad (sensibilidad a la luz).

Medicamentos. Este punto es importante. La mayoría de los medicamentos para la alergia producen somnolencia. Habla con tu médico para que trate de buscar el que mejor tolere tu organismo y, si todos te producen sueño, intenta tomar el tratamiento antes de dormir, para que de día estés más despejado. También es recomendable comenzar el tratamiento unos días antes de la primavera, para prevenir así las crisis alérgicas.

Horas de conducción. Dentro de lo posible, evita conducir durante el amanecer y el atardecer, pues son los momentos del día en los que la presencia de alérgenos en la atomósfera es mayor.

Y, sobre todo, conduce con mucha precaución. Piensa que dos segundos con los ojos cerrados para estornudar, a 100 km/hora, son 60 metros que circulas a ciegas.

Comparte si te ha gustado...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deje su comentario

Comentario (obligatorio)

Usted puede usar estos tags HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (obligatorio)
Email (obligatorio)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.